Nódulos tiroideos » ECHOTHERAPIE.COM

Nódulos tiroideos

Preguntas y respuestas

Los nódulos tiroideos aparecen con relativa frecuencia. Su diagnóstico es una causa de preocupación sólo en los casos más raros.

¿Qué son los nódulos calientes y fríos?

Los nódulos calientes y fríos no tienen nada que ver con la temperatura. Este calificativo se refiere a cuan activos son los nódulos y si producen hormonas o no.

Las células encontradas en un “nódulo caliente” producen hormonas de una manera descontrolada, absorben grandes cantidades de yodo y pueden llevarla a un funcionamiento excesivo. Los nódulos calientes suceden menos comúnmente y suelen ser benignos por naturaleza.

Nos referimos a un “nódulo frío” ya que esta área está muerta, por así decirlo. Los nódulos fríos son inactivos. No producen ninguna hormona y absorben poco o nada de yodo. Un nódulo frío puede, en casos raros, indicar cáncer de tiroides y debe investigarse siempre. Sin embargo, sólo un número mínimo de nódulos fríos son realmente malignos. Los quistes también se consideran “nódulos fríos”, ya que no tienen función.

¿Pueden los nódulos volverse peligrosos?

Muchas personas creen: un nódulo significa cáncer. Pueden estar tranquilos, ya que los nódulos tiroideos casi siempre son benignos. Sólo aproximadamente un cinco por ciento de los nódulos son malignos. Los nódulos calientes son en realidad siempre benignos. Sin embargo, pueden conducir a una función excesiva de la tiroides, lo que puede poner todo el equilibrio hormonal en desorden y tener una influencia negativa en la persona.

¿Debe tratarse un nódulo tiroideo?

¿Suda usted mucho, está irritable o ha perdido peso recientemente sin intentarlo? ¿O está siempre cansado y expuesto a sentir frío o gana peso fácilmente? Todas éstas podrían ser señales de una tiroides que está funcionando “incorrectamente”. Además, los nódulos pueden crecer y ocasionar problemas durante la deglución, ronquera, una sensación de presión en el cuello o incluso difficultad al respirar. En estos casos, los nódulos se deben tratar. La decisión de tratarlo debe hacerse de manera individual caso por caso. Discuta esto con su médico.

Pero, no entre en pánico: La mayoría de los nódulos tiroideos son pequeños e inofensivos. Si sus valores del examen de tiroides son normales, el nódulo es benigno y no tiene síntomas, no es necesario mayor tratamiento. Sin embargo, es importante que se dé seguimiento al nódulo con regularidad.

¿Qué hace la tiroides?

La tiroides en una glándula pequeña, con forma de mariposa, con una gran influencia. Es el centro de control y el motor de nuestros cuerpos. La tiroides produce hormonas esenciales para la vida que regulan nuestro metabolismo y el manejo de la energía. Por ejemplo, las hormonas tiroideas actúan en el corazón y en el sistema circulatorio, sobre nuestra digestión y el sueño, la mente, el crecimiento y el metabolismo de las grasas. Si la tiroides comienza a funcionar mal, esto puede afectar a varios procesos en el cuerpo.

¿Por qué se forman nódulos en la tiroides?

Antes que nada, puede estar tranquilo. Los nódulos tiroideos casi siempre son benignos. Sólo aproximadamente un 5% de los nódulos son malignos, es decir, cáncer de tiroides. 

La mayoría de los nódulos tiroideos aparecen por deficiencia de yodo. Si la tiroides recibe muy poco yodo, como resultado crece y agranda sus tejidos para poder absorber mayores cantidades de yodo de la sangre. Como consecuencia, las células de la tiroides se agrandan y se forman nódulos de tejido. La inflamación de la tiroides también puede llevar a la formación de nódulos.

Los cambios genéticos también pueden provocar nódulos tiroideos. Un cambio en la composición genética manipula los receptores de la hormona estimulante de la tiroides (TSH, por sus siglas en inglés), la hormona formada en la tiroides, para que las células produzcan mayores cantidades de hormona tiroidea. Los nódulos podrían formarse debido a la constante estimulación de las células.

¿Cómo de comunes son los nódulos tiroideos?

Si usted tiene un nódulo tiroideo, usted no está solo: Estos cambios del tejido nodular ocurren en aproximadamente el 30% de los adultos y en mayores de 65 años aumenta al 50%. Por lo tanto, usted ya debe conocer muchas otras personas que tienen nódulos y muchas de las cuales ni siquiera son conscientes de ello. Además de los pacientes mayores, las mujeres estan especialmente afectadas. Ellas desarrollan un nódulo con cuatro veces más frecuencia que los hombres.

¿Cómo se descubren los nódulos tiroideos?

Los nódulos tiroideos a menudo crecen muy lentamente y raramente exceden de un centímetro en tamaño. Por esta razón, la mayoría de las personas simplemente no notan el nódulo. Éstos a menudo se descubren durante un control rutinario o, algunas veces, por los propios pacientes.

 Si los nódulos están agrandados, podría haber problemas al tragar, ronquera, dolores de cuello o una sensación desagradable de presión en la región del cuello. Además, los nódulos grandes también podrían presentar problemas estéticos. Consulte siempre con su médico si usted descubre un nódulo o tiene síntomas.

¿Cómo da el médico un diagnóstico definitivo?

Es mejor visitar a un especialista en tiroides, conocido como un endocrinólogo. Durante el examen, el médico primero palpa el área alrededor de la tiroides y luego realiza un examen por ultrasonido. Mientras tanto, si el médico observa un cambio, tomará una muestra de sangre para verificar los valores tiroideos. Si los nódulos están agrandados o los valores sanguíneos son sospechosos, el médico realizará una gammagrafía. Con la ayuda de este procedimiento de imaginología, el médico puede verificar si éste es un nódulo denominado caliente o frío (vea también: ¿Qué son los nódulos calientes y fríos?) después de la administración de yodo radioactivo. Normalmente también es útil una biopsia con aguja fina – una muestra de tejido. Esto muestra si el nódulo podría ser maligno.

¿Cómo se pueden prevenir los nódulos tiroideos?

Una dieta con suficiente yodo puede, bajo ciertas circunstancias, prevenir las enfermedades tiroideas. En un adulto, la tiroides normalmente requiere aproximadamente 200 microgramos (millonésima de un gramo) de yodo a diario. El yodo puede obtenerse, por ejemplo, de los pescados de mar y la sal yodada. Además de la bien conocida sal yodada, varios otros alimentos también juegan un papel importante: Así, el pan, la leche y los productos lácteos así como el pescado y los mariscos pueden ayudar a cubrir los requerimientos diarios de yodo.

¿Cómo cubro mis requerimientos diarios de yodo?

El cuerpo no puede producir su propio yodo. Por esta razón, tiene que incluirlo en su dieta. De acuerdo con la OMS, los adultos tienen un requerimiento de yodo de aproximadamente 200 microgramos (µg) por día, en tanto que los niños y las personas mayores requieren aproximadamente de 100 a 180 µg por día.

Nutrición rica en yodo

Con el fin de suministrar al cuerpo suficiente yodo, usted debe cerciorarse deliberadamente que consume alimentos que contienen yodo:

  • leche y productos lácteos a diario,
  • pescados de mar y mariscos una o dos veces por semana,
  • utilice siempre sal yodada en casa,
  • preferentemente compre alimentos que se hayan producido con sal yodada.