Echotherapy para
las venas varicosas

Informes de pacientes

Echotherapy para las venas varicosas

Informes de pacientes

La historia de cada paciente es única: lea los informes de pacientes de echotherapy y descubra por qué eligieron tratar sus venas varicosas con ultrasonidos focalizados de alta intensidad.

Omar, 37 años

«Fue una verdadera experiencia de tratamiento “entrar y salir”»

Leer más ›

Soy cirujano especialista en venas y flebólogo en la Whiteley Clinic, y por lo general me paso todo el día de pie mientras atiendo a pacientes. Al final del día, solía sentir tener las piernas bastante dolorosas y pesadas, como si no descansaran. Como médico siempre supe que era debido a mis venas – tenía 2 venas perforadoras incompetentes.

Cuando me enteré que la Ecoterapia ahora estaba disponible en la Whiteley Clinic como nueva opción de tratamiento no-invasiva, supe que esto era para mí, especialmente porque odio las agujas. ¡Por supuesto si me toca ser paciente!

La Ecoterapia no es como el tratamiento con láser, no hay inserción de catéter, sólo una sonda de ultrasonido que se pone contra la piel. Usaron un pequeño volumen de anestesia local, menos de lo que se requiere para otras opciones de tratamiento. Y definitivamente puedo decir que fue menos doloroso que el tratamiento con láser. Durante el tratamiento pude relajarme en la mesa de tratamiento mientras me colocaron la sonda de tratamiento sobre la pierna. Con gran gusto noté que no sentía mucho los pulsos. A veces una sensación de calor, un poco como si estuviera cogiendo firmemente una taza de té, pero después de unos segundos la sensación ya desaparecía. Durante la noche después del tratamiento podía notar que “algo” había ocurrido en mis piernas pero nada doloroso. Con toda honestidad, no tuve ningún dolor postoperatorio en absoluto, ningún moretón o malestar como a menudo sucede con otros tratamientos de venas.

Fue una verdadera experiencia de tratamiento “entrar y salir”. Me trataron a primera hora de la mañana y en la misma tarde asistí a una formación clínica donde se está de pie la mayor parte del tiempo. Al día siguiente seguí trabajando normalmente y dos días después del tratamiento hice cirugías todo el día. Estaba bastante asombrado, ¡me sentía absolutamente genial! Tuve un escaneo de seguimiento: con mucha emoción puedo decir que mis venas están completamente cerradas y la pesadez, el cansancio y el dolor se han ido por completo.

Gertraud (hija de Leopold, 96 años)

«Los pulsos los iba sintiendo mi padre, y decía “es para aguantar”.»

Leer más ›

Mi padre tenía una pierna abierta de forma intermitente desde 1963. Esto continuó durante décadas. En 2012 llegó un momento en que dijimos “Tienes que hacer algo ya”. Tenía un herida constante en el pie que no se podía ir, así que un conocido nos recomendó al Dr. Obermayer en Melk (Austria). Finalmente fue atendido en el Hospital San José de Viena, donde el Dr. Obermayer le realizó un injerto de piel del muslo al pie, y el pie finalmente se cerró. Sin embargo, encontramos una nueva pequeña apertura hace unos 2 años. Esta vez no quisimos esperar tanto; tomamos rápidamente cita con el médico y nos propuso una intervención de ecoterapia. El tratamiento se realizó de forma ambulatoria directamente en su pequeña clínica en Melk. La intervención fue un poco divertida: el dispositivo estaba al lado de la mesa de tratamiento donde estaba tumbado mi padre y el Dr. Obermayer siempre llevaba la cuenta atrás durante los pulsos de ultrasonido, por lo que se podía saber cuánto tiempo quedaba. Los pulsos los iba sintiendo mi padre, y decía “es para aguantar”. Mi padre estuvo consciente todo el tiempo y pudo ver exactamente cómo se realizó el tratamiento. El dolor un poco punzante desapareció inmediatamente después, no le dolió más después del tratamiento ni por el resto del día. ¡Una vez que volvimos del tratamiento y lo celebramos todos con unas copas! Estamos muy felices hoy, y su pie está bien cerrado.

El testimonio anterior representa la experiencia de un paciente. Estas experiencias, individuales, no están garantizadas y pueden variar según la situación o la persona.

¡Comparte tu experiencia con nosotros!

¡Comparte tu experiencia
con nosotros!