Las varices a menudo se ven abultadas, con una coloración azul, verde o púrpura. De forma sencilla, son venas con válvulas que regulan el flujo sanguíneo y permiten que la sangre no fluya de vuelta hacia abajo, cuando funcionan bien. Si se rompen, dejan que la sangre vuelva a los pies y crean varices.

Primeros síntomas

En una etapa temprana, las varices suelen causar síntomas menores, o incluso ningún síntoma. La preocupación cosmética suele ser el principal problema, ya que las venas hinchadas y retorcidas se perciben a menudo como algo personal y poco estético. Los síntomas menores pueden incluir piernas pesadas, pies hinchados, piel seca e irritada, y la aparición de arañas vasculares.

Si bien se considera que estos signos tempranos de advertencia no requieren tratamiento, un reconocimiento y tratamiento a tiempo pueden conducir a mejores resultados.

Síntomas en etapas posteriores

La insuficiencia venosa es una enfermedad progresiva que se extiende a otras venas y, por lo tanto, que empeora con el tiempo.

Una vez que la enfermedad empieza a causar dolor y molestias, especialmente cuando la piel sobre las venas se irrita, se suele aconsejar un tratamiento. Los síntomas pueden reducir considerablemente la calidad de vida, complicar el sueño, y conllevar restricciones en las actividades cotidianas.

Si la enfermedad progresa, pueden además producirse úlceras en las piernas, que son una de las peores y más graves complicaciones de las venas varicosas. Una úlcera es una herida crónica que no se cura por sí sola y que, a pesar de una buena atención médica, tarda varias semanas en curarse, dependiendo de su tamaño. Las úlceras son causadas por la alta presión sanguínea en las venas, como resultado de la insuficiencia venosa y de las válvulas venosas dañadas. Con el tiempo, la presión constante daña la piel, hasta que se rompe. Ya que las úlceras suelen estar colonizadas por muchas bacterias, requieren atención inmediata debido a su riesgo de provocar osteomielitis (infecciones de los huesos), sepsis (intoxicaciones de la sangre).

Incluso después de que una úlcera de pierna se haya curado, es importante eliminar ciertos factores de riesgo para prevenir su reaparición: una pérdida de peso para reducir la obesidad, el uso de calcetines de compresión y la aplicación de cuidados de la piel son claves. Los riesgos de sufrir otra úlcera en la pierna tienden a seguir siendo altos, y típicamente, un 25% de pacientes tendrán otra úlcera en la pierna antes de 2 años.

¿Acaso duelen siempre las varices?

¿Son peligrosas las varices?

En las primeras etapas, las varices suelen ser inofensivas por lo que en general un tratamiento no se considera necesario. Sin embargo, si no se tratan a pesar del empeoramiento de los síntomas y las molestias, las varices pueden causar graves úlceras venosas en las piernas. Es aconsejable hablar con un médico una vez que las varices empiecen a causar alguna incomodidad, para discutir las posibles opciones de tratamiento y prevenir a tiempo el desarrollo de úlceras.

¿ESTÁ INTERESADO EN ECOTERAPIA?

Si desea saber más sobre la ecoterapia y saber si es elegible para el tratamiento, comuníquese con nosotros. Un equipo de profesionales se pondrá en contacto contigo para dar respuesta a todas tus dudas.

Contáctanos ahora
Ir arriba