La historia de cada paciente es única: lea los testimonios y descubra por qué eligieron echotherapy

Janine, 39

Cuando tenía 14 años, me detectaron un quiste. Primero me dijeron que era un quiste de grasa. Durante mis períodos se volvía duro y también desagradable. Pero no pensé que tendrían que extraerlo. Cuando comprendí que no era nada serio, me quedó claro que iba a vivir con aquello allí. No sabía exactamente como era de grande, pero ciertamente podía verlo. Más tarde, mi pareja lo notó, pero hablé abiertamente sobre ello. Seguí con esto durante mucho tiempo, hasta que tuve unos 30 años y, en algún momento, mi ginecóloga dijo: “Tenemos que extraerlo”. El quiste tenía entonces probablemente 3,5 centímetros de alto y ella dijo que podría ser algo serio. Luego me hicieron una biopsia y me dijeron que era un fibroadenoma, benigno y se mantiene benigno. Entonces me opuse una vez más a la operación.

Luego leí por casualidad en el periódico que un fibroadenoma puede reducirse mediante echotherapy sin cirugía. Entonces me dije a mí misma: no hay anestesia general y no te cortarán, era lo que quería. A pesar de que realmente no tuve ningún problema con el fibroadenoma, pensé que lo mejor era tratarlo, sin cortes. Luego me informé en el centro de echotherapy donde pedí una cita.

El día del tratamiento me recibieron muy bien. No estaba preocupada porque sabía que no sucedería gran cosa. Los doctores me habían informado muy bien antes. Podría haberme inyectado anestesia, pero no lo hice. No tengo ningún problema con estar tranquila y quieta. Esto es importante, porque si te mueves, el dispositivo se apaga solo por razones de seguridad y demora un poco más el tratamiento, pues debe reiniciarse. Cuando se aplican los ultrasonidos, calienta un poco, se oye un ruido, pero no hay problema. Y aunque no soy insensible al dolor, eso fue solo un pequeño obstáculo. Inmediatamente después del tratamiento pude hacer de todo, no tenía que preocuparme por nada, podía volver a ponerme el sujetador normalmente. Sólo había un diminuto moretón, pero eso fue todo.

Antes del tratamiento ni siquiera examiné el fibroadenoma. Sabía que no era malo, así que tampoco me interesaba. Pero un tiempo después del tratamiento, noté claramente que se había vuelto más pequeño.

Hoy en día el fibroadenoma incluso se ha vuelto todavía mucho más pequeño. De los 3,5 cm a tal vez 1 cm sólo. La sensación de tensión se ha ido por completo. El tejido también se siente muy diferente, ya no es duro, es suave. Es más cómodo.

“Definitivamente volvería ha hacerlo y especialmente si tiene un cierto tamaño, entonces tiene sentido.

Janine, 39

La sensación de tirantez se ha ido por completo.
Ver

Monika, 32

Descubrí el bulto por accidente. Eso fue en 2009 cuando estaba acostada en la cama por la noche y me volví de lado. Tenía mi mano en el costado del pecho y de repente lo sentí. Estaba realmente asustada. Sabía que podía ser cáncer y que tenía que examinarme.
Primero, mi ginecólogo hizo una ecografía y luego me dijo que casi podía decir que no era algo malo. Pero estaba tan asustada que me hicieron una biopsia.

Cuando quedó claro que se trata de un fibroadenoma, mi ginecólogo me dijo que se podría extirpar, pero también dijo que durante el embarazo podía cambiar de nuevo debido a las hormonas. Definitivamente quería tener un hijo y pensé que podría esperar, porque tal vez el fibroadenoma se haría más pequeño. Tengo un miedo enorme a la cirugía, ¡haría cualquier cosa para evitarla! Todo el tiempo examinaba el fibroadenoma para ver si había cambiado. Estaba muy asustada.

Entonces nació mi hijo y no noté un cambio en el bulto por un tiempo, yo no le dí el pecho, simplemente no pude. Un tiempo después del nacimiento, comencé a tomar la píldora por primera vez en mi vida. Tras ello, el fibroadenoma repentinamente parecía estar creciendo muy rápido. En una revisión, mi ginecólogo me dijo que se había vuelto mucho más grande. Creo que medía unos 3,6 cm. Me presionó para que lo eliminará pero yo no quería. Aparte del hecho de que tenía un miedo terrible a la operación, ahora tenía un hijo y temía que no pudiera estar con él después de la operación. A mi hijo le gusta acurrucarse y jugar a lo bruto. Así que traté de posponer la operación una y otra vez, pero al final tuve la fecha para la cirugía. En ese tiempo, casi me volví loca pensando.

Siempre había intentado buscar otras opciones de tratamiento. Leí en internet sobre la echotherapy, estaba muy emocionada lo tuve muy claro, no es una operación y lo haré. Telefoneé al Centro de echotherapy para una cita y cancelé la cirugía de inmediato.

Justo antes del tratamiento, tuve dudas sobre si funcionaría tan bien y el día del tratamiento estaba muy nerviosa. Entonces pensé, ¿cómo habría estado en una operación, si ahora estaba tan asustada? Me acosté de lado y el dispositivo se colocó sobre la mama en el exterior de la piel. Solo sentí como una picadura de vez en cuando, nada más. Terminó tras aproximadamente una hora. La mama estaba un poco hinchada y cuando la anestesia se terminó, también quemaba. Pero no tenía nada de dolor. Justo después del tratamiento pude jugar con mi hijo y abrazarlo. Para mí fue muy importante, me sentía totalmente feliz de no haber realizado la cirugía.

Monika, 32

Justo después del tratamiento, pude jugar con mi hijo como siempre y lo abracé. Eso fue muy importante para mí.
Ver

Claudia, 33

A principios de 2013, mientras inspeccionaba mi pecho, descubrí un nódulo. En este momento nunca había oído hablar de fibroadenoma, así que temía que fuera algo más grave. Posteriormente, pedí el consejo de un ginecólogo. Después de la ecografía, confirmó que no se trataba de cáncer, sino probablemente de un fibroadenoma. Para eliminar cualquier duda, también me hicieron una biopsia en el bulto. En este momento, no era motivo de preocupación, ya que era un bulto bastante pequeño que no era visible y que no era doloroso.

Durante los siguientes 3 o 4 meses lo hice controlar y descubrí que había crecido rápidamente. Cuando el ultrasonido confirmó que se había vuelto grande, el médico me recomendó que se lo extrajera. Me pregunté cómo lo iban a quitar. La idea de un procedimiento quirúrgico que me abriera el seno y me quitara el fibroadenoma fue un pensamiento bastante sorprendente para mí.

Durante este tiempo, el fibroadenoma se había vuelto muy grande. Ahora era visible cuando llevaba escotes. Luego leí un artículo sobre echotherapy y envié una solicitud de más información al centro al respecto. En ese momento, la echotherapy era una tecnología relativamente nueva, pero no me preocupaba, ya que pensaba que esta técnica de ultrasonido sería mucho más preferible que la cirugía y el pensamiento de cicatrices irreversibles y posibles caries en mi seno.

Decidí concertar una cita con el centro de echotherapy. El tratamiento no fue desagradable, solo la posición acostada sin moverse fue un poco incómoda. El procedimiento duró aproximadamente una hora, ¡pensé que sería peor! Mi cita fue un viernes y me fui a casa inmediatamente después del procedimiento, mis senos estaban ligeramente hinchados y un poco calientes, pero por lo demás todo era normal.

Después de una o dos semanas, el fibroadenoma comenzó a contraerse y ha seguido haciéndose más y más pequeño desde entonces. Ahora, es de tan solo 2 cm. No lo puedo sentir más y no es doloroso. Recomendaría el tratamiento con echotherapy, incluso si el fibroadenoma no es físicamente doloroso. Inconscientemente, es molesto saber que está ahí, tal vez creciendo. Este sentimiento ha desaparecido ahora y es un gran alivio. Mi ginecólogo también declara que la cirugía no se habría hecho tan bien y que habría cicatrices. Por eso estoy muy feliz. También me sorprende que la echotherapy aún no esté ampliamente disponible.

Claudia, 33

Inconscientemente, es molesto saber que está ahí, tal vez creciendo. Este sentimiento ha desaparecido ahora y es un gran alivio.
Ver

Saskia, 19

Siempre estaba teniendo dolor. Tenía unos 16 años. Los dolores eran bastante irregulares y en un momento fui a la consulta del médico. Por supuesto que me preocupaba que pudiera ser cáncer. No es gracioso cuando no sabes lo que es. Mi madre también estaba cerca y estaba preocupada. El médico identificó un bulto y conseguí una cita con el hospital para una biopsia de núcleo. Entonces me dijeron que era un fibroadenoma.

Tenía miedo de que el bulto siguiera creciendo ya que me había dado cuenta de que se había vuelto más y más grande. En ese momento también era visible. Fue particularmente prominente al acostarse. ¡No se veía bonita! El bulto era de 3,9 cm de tamaño, creo. Pensé que estaba destinado a ser realmente malo en algún momento. Es por eso que quería que el bulto fuera tratado a toda costa. El médico dijo que podría ser eliminado rápidamente. Sin embargo, no quería que se cortara, ya que mis cicatrices nunca se curan bien. También había sido epiléptica cuando era más joven y no reaccionaba bien al anestésico, lo cual era una razón contra una operación.

Entonces mi madre encontró algo en Internet sobre echotherapy y me lo contó. Me reconfortó que no queden cicatrices ni arrugas después de la echotherapy y que un seno no se vea diferente del otro después. Me quedó muy claro que quería hacerme esto. Pero el día del tratamiento estaba muy nerviosa, ya que no sabía realmente si me iba a doler. Hubo algunos tirones en un punto particular durante el tratamiento. Me dolió, pero solo por un corto tiempo.

Después del tratamiento tuve un par de moretones, pero eso no fue tan malo. Hice todas las cosas que normalmente hago todos los días. Entonces noté por primera vez que el bulto se había reducido y en el examen de seguimiento después de seis meses fue visible que ya se había reducido a la mitad en tamaño. Y ahora también se ve mejor. Pensé que era bueno que no hubiera cicatrices ni heridas que pudieran haberse infectado. Por otro lado, tengo otro fibroadenoma y también me gustaría que me trataran con echotherapy.

Saskia, 19

Temía que el bulto siguiera creciendo ya que me había dado cuenta de que se había vuelto más y más grande. No se veía bonito.
Ver

Andrea, 54

Lo noté primero al tragar, lo cual no pude explicar. Un poco más tarde, cuando estaba masticando, claramente sentí un nudo en mi cuello. Me hizo sentir incómodo y con él tener siempre la preocupación de si seguiría creciendo y qué significaba exactamente.
Inmediatamente fui a mi médico de familia, quien me recomendó ir un médico especialista en medicina nuclear. El resultado: afortunadamente, el bulto no era maligno y no sufría hipertiroidismo ni hipofunción. Debido a la incomodidad y al tamaño de 4,5 cm, el nódulo tenía que ser tratado en cualquier caso. El médico me recetó comprimidos, para evitar al menos que el nódulo siguiera creciendo. Lo peor fue la incertidumbre, que me acompañaba desde entonces, sin embargo, fueron los efectos secundarios de los comprimidos: sufrí dolores de cabeza, taquicardias y dolor abdominal intenso.

Por casualidad, encontré un artículo sobre echotherapy, que permite tratar los nódulos tiroideos sin cirugía. Descubrí un centro de tratamiento en Paderborn, por recomendación de mi médico, y a través de su sitio web inmediatamente solicité una consulta inicial. Dos semanas después, estaba sentado en el consultorio de medicina nuclear del Dr. Hakman, que estuvo mucho tiempo explicándome la echotherapy: una opción de terapia sin anestesia y sin cortes, que trata el tejido afectado con ultrasonidos, sin cirugía y en sesión ambulatoria. Rápidamente tomé la decisión de utilizar la echotherapy y un mes después volví a la consulta para recibir tratamiento.

Gracias a la gran experiencia de los doctores ya sabía exactamente que me esperaba con el Dr. Hakman. Por supuesto, estaba un poco nervioso. El tratamiento realmente no dolió, lo más difícil fue mantenerme quieto durante 40 minutos. Sentí un leve tirón en el área de la mandíbula y el hombro, pero después del tratamiento, todo se olvidó rápidamente. Pude salir de la consulta y de inmediato ir a trabajar. Cuatro semanas después, el bulto ya era mucho más pequeño y después de solo cuatro meses se redujo a la mitad de su tamaño original, y todo sin pastillas. No tengo más quejas y el nódulo ya no es visible. Así que puedo volver a mirarme en el espejo.

Andrea, 54

No tengo más quejas y el nódulo ya no es visible. Así que puedo volver a mirarme en el espejo.
Ver

Ilona, 59

Los nódulos tiroideos ocurren frecuentemente en nuestra familia. Yo misma nunca había tenido problemas en el pasado. Sin embargo, hace unos tres años de repente sufrí de retención de líquidos, tenía un montón de sudor y estaba a menudo cansada y sin aliento. Sospeché de las causas habituales eran la menopausia y el asma. Después de una cita con mi osteópata, las cosas se pusieron en marcha: mis síntomas eran sospecha de problemas de tiroides. Fui a mi médico de cabecera, me hicieron un análisis de sangre y me dijeron que mis glándulas tiroides estaban en orden.

No me quede convencida y quería que mis síntomas fueran examinados por un médico especialista. Al mismo tiempo, leí en la prensa sobre el Dr. Seeberger, que es especialista en enfermedades de tiroides en su consulta de medicina nuclear. Llevé mis analisis de sangre a la cita y el Dr. Seeberger se alerto inmediatamente. Mis glándulas tiroides estaban completamente fuera de control. La fatiga constante, la acumulación de calor, los problemas respiratorios estaban relacionados con un nódulo tiroideo.

Tenía mucho miedo por la operación, pero el doctor Seeberger rápidamente me tranquilizó. Me presentó un tratamiento nuevo y no invasivo que usa ultrasonidos que destruyen el tejido del nódulo tiroideo por el calor. Me contó todo sobre Echotherapy: un tratamiento corto sin una estancia en el hospital y que el tejido sano no se ve afectado. Lo más importante: sin cirugía, sin cortes. Me sentí revivida – la decisión había sido tomada.

Ya al ​​día siguiente del tratamiento, podía respirar mejor de nuevo y a las tres semanas el nódulo ya había disminuido un tercio. Yo no esperaba que mis molestias desaparecieran tan rápidamente. Dado que tenía un nódulo en ambos lados de la glándula tiroides, el tratamiento se realizó en dos sesiones. También la segunda vez todo fue sin problemas. Estoy muy feliz de que mi glándula tiroides no haya sido eliminada y probablemente no necesite ningún medicamento pronto. Una vez más me he dado cuenta de lo importante que es escuchar tu voz interior.

Ilona, 59

Para mí, fue un gran alivio cuando me enteré de que mi glándula tiroides podría ser tratada de manera no invasiva con echotherapy.
Ver

Melanie, 41

Cuando era joven, tuve problemas de tiroides y me operaron a los 20 años. Desde entonces, tomo diariamente una hormona tiroidea. A pesar de ello, a lo largo de los años, de nuevo se formó otro nódulo que se hizó cada vez más grande. Al final, alcanzó los 2,3 cm de tamaño y me molestaba cada vez más. Tenía problemas para tragar, y sentía un bulto en mi garganta. Cuando hacía algún esfuerzo físico me quedaba sin aliento muy rápidamente, porque el nódulo bloqueba mi tráquea.

Sabía que las cosas no podían seguir así. No quería de ninguna forma otra operación, temía los posibles riesgos, como una parálisis de las cuerdas vocales. Además, mi primera operación me dejó cicatrices internas. Fue entonces cuando mi médico me sugirió que debería usar la echotherapy como una alternativa a la operación. No vacilé mucho. Esta fue una opción real para tratar mi nódulo de forma totalmente no invasiva. Si hubiera tenido que ser operada otra vez, la habría retrasado tanto como hubiera sído posible.

Me tranquilizó el hecho de que la echotherapy presenta poco riesgo y no deja cicatriz. Fue muy importante para mí, debido a mi historial médico. No hay anestesia general y no se requiere tratamiento posterior. El hecho de que el tiempo de tratamiento es corto y que es posible volver a la vida cotidiana poco después termino por convencerme.

El día del tratamiento, estaba un poco ansiosa porque no sabía si iba a ser doloroso. Así que tomé un analgésico débil. El tratamiento duró aproximadamente 45 minutos. No era cómodo, pero tampoco doloroso. Durante la sesión de ultrasonidos, sentí una sensación de hormigueo y de presión que se extendía, dependiendo de la posición, hacia la mandíbula, el hombro y el cuello. También tuve una sensación de frío en el sitio donde se realizó el tratamiento y una ligera tracción en la mandíbula. Pero dos horas más tarde, todo se olvido. Podía continuar con mi vida diaria sin limitaciones.

El nódulo ya se ha encogido visiblemente y no tengo síntomas. Me parece particularmente bueno que no deja cicatrices y que usted tiene que interrumpir su vida cotidiana sólo brevemente. Sólo puedo recomendar esta terapia en todos los casos.

Melanie, 41

La echotherapy ha sido una opción real para tratar mi nódulo de manera no invasiva. De no ser así hubiera retrasado la operación tanto como hubiera sido posible
Ver

INA, 66

Durante varios años he sentido como una bola en la garganta, todo el tiempo. Tras una cita con el médico me dieron el diagnóstico: tenía varios nódulos tiroideos calientes y un nódulo frio. El tratamiento convencional por hormonas tiroideas quedó sin resultados, por lo que solo decidimos seguir vigilando aquellos nódulos con regularidad. Y así nos dimos cuenta de que el nódulo frío seguía aumentando de volumen, muy despacio pero de forma continua.

En 2018, a causa de mi edad y del aumento de la cantidad de nódulos calientes, me propusieron quitarme por completo la tiroides por cirugía. Empecé a investigar yo misma en internet para evitar la intervención, y di con una alternativa no-invasiva a la cirugía: el tratamiento por echotherapy. Desgraciadamente esto no estaba disponible en Múnich, pero me enteré que el Hospital Universitario de Fráncfort sí proponía la terapia. Dado que la clínica es considerada pionera en esta técnica y se reconoce en Alemania por sus médicos competentes y su tecnología reciente, quise intentar hacerlo.

Contacté de inmediato con el hospital universitario y ¡resultó que mi caso era elegible para la terapia! Bueno, la intervención no fue completamente sin dolor. Durante la intervención se mandan varios “impulsos” a intervalos regulares – son ultrasonidos de alta intensidad que calientan tejidos localmente y destruyen los tejidos del nódulo. Esto no lo va a eliminar completamente, pero el nódulo va a ir disminuyendo en volumen hasta que yo ya no lo pueda sentir. Hoy día me siento más libre, ya no tengo la sensación de tener un grosor en la garganta. Volvería a hacerlo en cualquier momento con tal de evitar la cirugía.

INA, 66

Hoy día me siento más libre, ya no tengo la sensación de tener un grosor en la garganta. Volvería a hacerlo en cualquier momento con tal de evitar la cirugía.
Ver

Barbara, 39

Mi primera variz apareció en la pantorrilla durante mi primer embarazo en 2003. Cada verano se hacía más grande, debido al calor. Fui al médico por primera vez hace 4 años, porque empezaba a sentir una pesadez en la pierna: ya no era sólo un problema estético.

Debido a mi fobia al quirófano, que puede provocarme verdaderos ataques de ansiedad, se pospuso una operación. Hace poco, mi médico me habló de la terapia de ultrasonidos. Me motivó la idea de evitar el quirófano, así como el aspecto no invasivo del tratamiento y la ausencia de días de baja laboral.

Durante las dos horas y media que duró el tratamiento pude consultar mi smartphone y charlar con las personas que me rodeaban. Gracias a la anestesia local, sólo pude sentir una difusión de calor en la pierna tratada (sin ella, era más bien un fuerte pellizco). Permaneció sensible durante 2-3 días y mis músculos estaban un poco doloridos. Pero esa misma noche pude ir a bailar con mis amigos, ¡sin vendas! Y pude retomar mis sesiones deportivas al tercer día después del tratamiento.

Así que recomiendo la terapia de ultrasonidos a todos los pacientes que quieran evitar el quirófano como yo.

Barbara, 39

Recomiendo la ecoterapia como tratamiento de las varices a cualquiera que, como yo, tenga fobia al quirófano.
Ver

Sandrine, 49

Me traté con Echotherapy después de haber experimentado ciertos síntomas de varices, como el efecto de piernas pesadas, la aparición de una especie de pequeña bola en la parte superior del muslo, venas que parecen anudadas y que sobresalen… Mi médico, en el que confío plenamente, me recomendó una operación rápida para evitar cualquier riesgo de trombosis (formación de un coágulo de sangre).

Ya me habían operado de varices 7 u 8 años antes y tenía un mal recuerdo… Bajo anestesia general, no sentí nada en ese momento, pero los días posteriores fueron dolorosos. La operación fue ambulatoria y tenía previsto volver al trabajo al día siguiente, pero en lugar de eso tuve 10 días de baja con cuidados en casa. Tuve una reacción alérgica primero al hilo y luego al vendaje, así que tuve complicaciones de las que podría haber prescindido… La operación también me dejó enormes moratones, uno de ellos detrás de la rodilla, lo que fue especialmente embarazoso.

Así que cuando tuve que someterme a otra operación y mi médico me habló de la terapia de ultrasonidos, aunque soy una persona quisquillosa por naturaleza, acepté inmediatamente. Mis familiares estaban sorprendidos y un poco preocupados por esta nueva tecnología, pero yo estaba segura de que no quería otra operación.

Cuando eché cuentas, me di cuenta de que entre los cuidados postoperatorios, el viaje de la enfermera a casa, los honorarios extra del anestesista, etc., el coste de un tratamiento con la máquina no era el mismo que el de una operación. El coste de un tratamiento con ultrasonidos equivalía al de una segunda operación, ¡sin las molestias!

No sentí ningún dolor, ni siquiera sentí que me sometía a un procedimiento médico porque todo se hizo en el consultorio con mi médico. Ha ido tan bien que ya lo he olvidado todo. Sólo tengo buenos recuerdos y he recomendado este tratamiento a todos mis amigos. Si tuviera que volver a hacerlo en el futuro, elegiría esta opción sin dudarlo. Por cierto, tengo problemas de tiroides y he oído que mis nódulos se pueden tratar con terapia de ultrasonido, así que después de retrasar una operación probablemente iré a por este tratamiento.

Sandrine, 49

Quería evitar la cirugía a toda costa... ¡No me arrepiento de haber elegido la Echotherapy!
Ver

Rebecca, 58

Tengo síntomas de varices desde que tenía unos 25 años. Ya me habían tratado con escleroterapia una vez. Con tres hijos que cuidar, no me tomé el tiempo de hacer un seguimiento, sobre todo porque no tenía ningún síntoma grave. Pero con el paso de los años, aparte de los riesgos para mi salud, lo que no me gustaba era el aspecto desagradable.

Había consultado a dos angiólogos, que me confirmaron que necesitaba una operación. Me propusieron operarme las dos piernas el mismo día, lo que no me consolaba, ¡y afortunadamente no había conseguido decidirme!

Descubrí la Echotherapy por el periódico local francés La Voix du Nord a principios de 2021. Luego leí sobre ella en el sitio web echotherapie.com. Me convenció inmediatamente porque quería evitar el quirófano. Me dedico al ámbito médico-social, me gusta mi trabajo y quería evitar los paros laborales.

Pedí cita con el médico a través de Doctolib.fr, hicimos las pruebas necesarias (Doppler) y acordamos una fecha para tratar la primera pierna. El médico fue tranquilizador y atento y pudimos hablar durante todo el procedimiento. No sentí nada gracias a la anestesia local e incluso sin ella, el dolor era soportable. Me pareció un método de tratamiento estupendo. A continuación, pedí cita para el tratamiento de mi segunda pierna.

Pude retomar mis actividades diarias el mismo día y pude trabajar con normalidad al día siguiente.

En cuanto a los costes, planificar el tratamiento con antelación me permitió reservar el dinero sin que ello afectara demasiado a mis finanzas. Creo que merece la pena. Sin duda, recomendaría este tratamiento a otras personas.

Rebecca, 58

Creo que es una opción brillante para evitar tanto el quirófano como las bajas laborales.
Ver

Markus, 47

Mis varices sólo me molestaban visualmente al principio, así que me hice una escleroterapia con espuma. Fue entonces cuando empezaron realmente los problemas. Trabajo mucho, 10-12 horas al día son normales, y realmente no tenía mucho tiempo. Poner las piernas en alto estaba realmente fuera de lugar.

La pierna tratada estaba a menudo hinchada, caliente, dolorosa y adolorida. Sin una media de compresión ya no funcionaba nada y además había un punto raro en mis piernas que estaba como muerto. También me la traté. Pero realmente pensé: ‘¿realmente he hecho todo eso para nada?’

También me hice una terapia con láser. En un momento dado, fue un verdadero maratón médico. Gracias a Dios, acabé con mi médico actual, que me recomendó el tratamiento de Echotherapy con el dispositivo SONOVEIN®.

Se llevó a cabo sin ninguna complicación. Al principio, sentí una especie de cosquilleo, durante un par de segundos, pero realmente no fue demasiado malo. Justo después del tratamiento, salí a caminar, durante una hora aproximadamente. La presión en la pierna desapareció.

Markus, 47

Después de un verdadero maratón médico, la presión en la pierna acaba de desaparecer.
Ver

Maria, 39

La primera vez que me salieron varices fue en la adolescencia. No era algo agradable, pero era joven y pensé que tal vez desaparecerían.

Pero, por supuesto, no desaparecieron. A medida que me hacía mayor, empeoraban. La sensación de pesadez aumentó y mis piernas se volvieron muy sensibles en algunas partes. Supe que tenía que hacer algo con mis piernas cuando estas venas empezaron a afectar a mi afición por el baile. La primera noche que tuve que dejar la pista de baile y descansar durante un tiempo me dio mucho miedo.

Cuando me hice un escáner de las piernas para ver lo mal que estaban mis venas, me enteré de la existencia de la Echotherapy. No puedo expresar el alivio que sentí al saber que había una forma no invasiva de deshacerse de esas horribles venas.

Sé que parece milagroso que exista esta máquina SONOVEIN® que cura las varices tratándolas desde fuera del cuerpo. Una máquina que se deshace de ellas sin dejar cicatrices ni necesitar días de reposo para recuperarse.

Mi Echotherapy con SONOVEIN fue rápida y sin apenas dolor. Cuando terminó, sentí las piernas tan ligeras, ¡la sensación fue realmente estimulante! Al día siguiente, volví al trabajo y el fin de semana siguiente, salí a bailar toda la noche.

Maria, 39

¡El tratamiento fue rápido, y la sensación realmente edificante!
Ver

Lynn, 56

Llevo unos cuantos años con problemas de venas, pero fue unos dos años antes del tratamiento cuando realmente empezaron a ponerse feas. Supongo que mi trabajo no ayudó, porque al llevar una boutique, realmente estás de pie todo el día. Empecé a ser muy consciente de que mis piernas empezaban a tener un aspecto horrible con los pantalones cortos, así que dejé de usarlos.

Una amiga mía tenía problemas similares. Fue a ver a un especialista en venas que le habló de esta nueva técnica de ecoterapia. Utilizan ultrasonidos con una máquina llamada SONOVEIN®, que trata las varices sin necesidad de cirugía.

Respiré hondo y fui a ver a un médico especialista en venas y me dijo que los problemas de varices como los míos no eran sólo una cuestión estética, sino que podían tener complicaciones ocultas y, en algunas personas, incluso podían provocar úlceras en las piernas. Así que recibí tratamiento en ambas piernas.

El tratamiento no fue tan malo. Sentí una pequeña molestia de vez en cuando, pero todo el proceso fue completamente no invasivo. El rayo de ultrasonido atravesó mi piel sin cortarla ni nada, fue extraordinario. Me pidieron que caminara directamente después del tratamiento. Di un par de vueltas por el consultorio y ya estaba lista para salir.

Lynn, 56

Todo el proceso fue completamente no invasivo, ¡fue extraordinario!
Ver

James, 51

Cuando era joven, competía mucho en el ciclismo y creo que eso debió de ejercer mucha presión sobre mis venas. Cuando me hice mayor, las venas empezaron a abultarse, sentía las piernas pesadas y también empezaron a picarme mucho. Poco a poco, las venas aumentaron de tamaño y cuando empezaron a aparecer manchas oscuras y patrones de enrojecimiento, me di cuenta de que las cosas estaban empeorando y supe que tenía que hacer algo al respecto.

Un amigo mío se operó las piernas con láser. Pero por lo que me contó sobre ese tratamiento con láser, no me pareció demasiado convincente. También me dijo que desde su tratamiento existía una nueva técnica llamada Echotherapy con SONOVEIN®.

Nunca me he operado en mi vida y la idea de tener que hacer incisiones en distintas partes de las piernas no me atraía lo más mínimo. Pero cuando me explicaron cómo funcionaba la Echotherapy, pensé: «este es definitivamente el tratamiento para mí».

Así que cuando fui a recibir el tratamiento, no me sentí para nada como si estuviera en un quirófano o en un hospital. Era una habitación agradable y cómoda, con la máquina SONOVEIN al lado de la cama. Sentí una pequeña molestia al comenzar el tratamiento, cerca de la ingle. Pero después la anestesia local que me pusieron hizo efecto y no sentí nada más.

No me cortaron la piel. El SONOVEIN simplemente hizo su magia, tratando mi vena y, cuando terminó, me levanté y me fui a casa.

Es increíble. SONOVEIN es increíble. Y definitivamente es el futuro para el tratamiento de las venas.

James, 51

No se sintió como una cirugía en absoluto... ¡definitivamente el futuro para tratar las venas!
Ver

Teresa, 54

Tengo varices desde hace 20-25 años, pero nunca había experimentado ningún tratamiento. Una vez me hicieron una ecografía y me advirtieron de que podría necesitar cirugía más adelante. Al principio, eran muy pequeñas y más bien un problema estético, antes de que se convirtieran en un problema de salud. Cuando la vena no funciona bien, es como un grifo que hay que cerrar.

Lo pasaba peor sobre todo en el trabajo, ya cuando venían los meses de calor. Soy docente de niños pequeños, así que paso mucho tiempo de pie. También camino mucho, a un ritmo rápido.

Hace poco, quise hacerme una revisión de las varices y encontré un artículo en el periódico online sobre este nuevo método de tratamiento, Echotherapy con SONOVEIN®. La alternativa era una pequeña cirugía, ya que mis varices no eran muy pronunciadas. Pero no quería hacerlo, por las complicaciones que hay luego. Quería tratarlas porque mi madre también había tenido varices agravadas por la cardiopatía y una diabetes. El resultado fue una úlcera abierta. Quería evitar esto. Así que pedí cita en el Instituto Vascular Internacional de HM Montepríncipe en Madrid.

Durante el tratamiento, me pusieron anestesia local y sentí un poco de calor, pero no dolor. Era totalmente llevadero. Salí de la consulta a pie y me incorporé al trabajo al día siguiente. ¡Eso es una gran ventaja! ¡Un tratamiento genial!

Me hice las dos piernas con unos meses de diferencia (noviembre y febrero) y ambas fueron muy bien. No sentí dolor después del tratamiento una vez que el efecto anestésico desapareció. El médico me recomendó no hacer deporte durante un tiempo como medida de precaución, pero aparte de eso volví a mi vida normal.

Estoy muy contenta con el tratamiento, ¡es fenomenal! Ya se lo he recomendado a algunas personas, entre ellas a mi colega, que ya tiene cita con el médico. Me gustaría que se divulgará más y que fuera accesible a más personas.

Teresa, 54

No quería subir una cirugía, por las complicaciones. ¡SONOVEIN® es fenomenal!
Ver

Guy, 55

Llevaba siguiendo a Theraclion, la empresa que está detrás de SONOVEIN, desde 2015 como inversor y me había presentado como candidato a participar en el ensayo clínico. Mi expediente médico fue aceptado, pero el ensayo clínico se realizaba en Viena y me aconsejaron que esperara hasta que un médico francés adoptara esta terapia de ultrasonidos.

Así fue como en marzo de 2021 me encontré en la consulta del angiólogo tras un corto viaje en TGV de París a Lille. El practicante me presentó primero el equipo, me explicó cómo iba a ser tratado y después de comprobar mi red venosa defectuosa, me acosté para recibir dos horas de tratamiento – dos horas, que pasaron muy rápido, ya que estaba tan ocupado discutiendo con el Dr. Stalnikiewicz sobre la historia, la literatura, la actualidad…

Hace treinta años, ya me habían extirpado las venas safenas y todavía tenía un recuerdo muy vivo de ello: muy doloroso durante más de dos semanas, las piernas vendadas y mis movimientos dificultados. Se había formado una nueva red que luego se degradó. El Dr. Stalnikiewicz se dedicó primero a cerrar las «perforadoras» de esta red. Empezando por la mitad de la cara interna del muslo y sin anestesia.

A continuación, concluyó inyectando el anestésico local de la xilocaína para disminuir el dolor. Odio las agujas, pero la aguja era lo suficientemente fina como para no sentir ninguna molestia. Después, la sensación de las descargas se redujo y ya no fue necesario anunciarlas con una cuenta atrás. Una nueva anestesia local en la otra pierna dio un resultado igualmente cómodo. Sin embargo, noté una tendencia a contraerse con un ligero temblor que controlé relajando; hasta la siguiente rigidez.

Al final de la sesión, me fui a casa en tren y metro, como si no hubiera pasado nada. Me vendaron las piernas por precaución hasta el día siguiente.

Acaba de pasar una semana y todavía siento dolor en las perforaciones estrechas de la cara interna de los muslos. Por lo demás, mis medias de compresión me ofrecen la comodidad habitual. Sigo subiendo 6 pisos hasta mi piso sin ascensor en menos de un minuto.

Volveré a Lille dentro de 6 semanas para una visita de control. El Dr. Stalnikiewicz sabe establecer una relación de confianza y, más allá de la experiencia y la atención del médico, he apreciado la benevolencia que irradia este hombre.

Guy, 55

Me fui a casa como si nada hubiera pasado
Ver

Diana, 53

Soy logista en el sector de las aerolíneas y, por tanto, tengo que estar mucho tiempo de pie, lo que, unido a los antecedentes familiares, no es nada bueno para las varices. He tenido varices visibles durante un tiempo, pero luego también tuve una trombosis. Ese fue el detonante para que me pusiera en tratamiento.

Busqué en Internet un especialista en venas y di con una página web que me hablaba de la echotherapy como alternativa a la cirugía.

Hace años me operaron de varices, con incisiones, anestesia y demás. Después tuve problemas durante mucho tiempo y tuve que llevar medias de compresión durante semanas. Sentí un hormigueo en las piernas que tardó en desaparecer. Luego hubo que quitar los puntos y quedaron pequeñas cicatrices.

No quería que eso volviera a ocurrir y cuando leí sobre la echotherapy, pensé en probarla. Hay que saber aguantar el tratamiento, pero yo estoy muy satisfecha y no tuve ningún problema después del tratamiento. Pude volver a mi vida cotidiana normal enseguida.

Diana, 53

La cirugía tuvo consecuencias a largo plazo en mí. Después de la ecoterapia, volví a mi vida cotidiana enseguida.
Ver

Christine, 61

Tenía un punto abierto en la pierna. No se curaba. El médico dijo que se trataba de una úlcera y que se desarrolló debido a que una vena ya no funcionaba correctamente.

Me operaron de la vena y después el punto abierto de la pierna volvió a curarse. Pero al cabo de un tiempo la zona afectada volvió a enrojecer lentamente. Un poco más tarde me tenían que operar de la rodilla por un motivo completamente distinto. Pero cuando el traumatólogo vio mi pierna, temió que la rodilla se infectara debido a la piel lesionada. Todavía recuerdo cómo me dijo: «Si no, podrías perder la pierna».

Así que volví a mi especialista en venas. Descubrió una vena perforante que probablemente era la razón por la que mi pierna volvía a tener un aspecto tan horrible. Me aconsejó que me tratara las venas de nuevo. Pero como la piel de mi pierna estaba en tan mal estado, la cirugía ya no era posible. Pero entonces me habló de un nuevo método de tratamiento: la ecoterapia.

Este procedimiento permite tratar las venas sin necesidad de una operación, es decir, sin cortes ni pinchazos. ¡Si lo hubiera sabido antes! El tratamiento en sí fue absolutamente correcto y soportable. Ni siquiera necesité analgésicos. Además, el ambiente fue muy relajado, incluso hablamos. Y después pude irme a casa sin ninguna restricción.

Christine, 61

De casi perder la pierna a poder ir a casa sin restricciones
Ver

Sabrina, 55

Esta primavera me trató el Dr. Obermayer con el dispositivo SONOVEIN en Melk – diagnóstico: insuficiencia de la gran vena safena derecha con varicosas laterales – y estuve completamente satisfecha con el tratamiento. Los “impulsos” de ultrasonido de alta intensidad duraban unos ocho segundos cada uno, y a partir de la mitad del intervalo sentía como una quemazón intensa. Me pareció un poco desagradable, pero es perfectamente soportable. ¡El tiempo del tratamiento pasó volando, había un muy buen ambiente entre todos los que estaban en la sala!

Después del tratamiento me he sentido muy bien y no he tenido ningún dolor, solo me dio por momentos una ligera sensación de tirantez en la zona tratada. Me dieron medias de contención, que llevé una semana, y también seguí los consejos del Dr. Obermayer de mantener una actividad y moverme más a menudo. Las citas de control fueron agradables: según el Dr. Obermayer el tratamiento es un gran éxito. Me encantó observar que la varicosa en mi pierna derecha inferior ha disminuido de forma visible después del tratamiento. ¡Quisiera dar las gracias al Dr. Obermayer y a su equipo competente, simpático y atento!

Sabrina, 55

¡El tiempo del tratamiento pasó volando, había un muy buen ambiente entre todos los que estaban en la sala!
Ver

Omar, 38

Soy cirujano especialista en venas y flebólogo en la Whiteley Clinic, y por lo general me paso todo el día de pie mientras atiendo a pacientes. Al final del día, solía sentir tener las piernas bastante dolorosas y pesadas, como si no descansaran. Como médico siempre supe que era debido a mis venas – tenía 2 venas perforadoras incompetentes.

Cuando me enteré que la Ecoterapia ahora estaba disponible en la Whiteley Clinic como nueva opción de tratamiento no-invasiva, supe que esto era para mí, especialmente porque odio las agujas. ¡Por supuesto si me toca ser paciente!

El tratamiento por echotherapy no es como con láser, no hay inserción de catéter, sólo una sonda de ultrasonido que se pone contra la piel. Usaron un pequeño volumen de anestesia local, menos de lo que se requiere para otras opciones de tratamiento. Y definitivamente puedo decir que fue menos doloroso que el tratamiento con láser. Durante el tratamiento pude relajarme en la mesa de tratamiento mientras me colocaron la sonda de tratamiento sobre la pierna. Con gran gusto noté que no sentía mucho los pulsos. A veces una sensación de calor, un poco como si estuviera cogiendo firmemente una taza de té, pero después de unos segundos la sensación ya desaparecía. Durante la noche después del tratamiento podía notar que «algo» había ocurrido en mis piernas pero nada doloroso. Con toda honestidad, no tuve ningún dolor postoperatorio en absoluto, ningún moretón o malestar como a menudo sucede con otros tratamientos de venas.

Fue una verdadera experiencia de tratamiento “entrar y salir”. Me trataron a primera hora de la mañana y en la misma tarde asistí a una formación clínica donde se está de pie la mayor parte del tiempo. Al día siguiente seguí trabajando normalmente y dos días después del tratamiento hice cirugías todo el día. Estaba bastante asombrado, ¡me sentía absolutamente genial! Tuve un escaneo de seguimiento: con mucha emoción puedo decir que mis venas están completamente cerradas y la pesadez, el cansancio y el dolor se han ido por completo.

Omar, 38

Fue una verdadera experiencia de tratamiento “entrar y salir”. Me trataron a primera hora de la mañana y en la misma tarde asistí a una formación clínica.
Ver

¿ESTÁ INTERESADO EN ECOTERAPIA?

Si desea saber más sobre la ecoterapia y saber si es elegible para el tratamiento, comuníquese con nosotros. Un equipo de profesionales se pondrá en contacto contigo para dar respuesta a todas tus dudas.

Contáctanos ahora
Ir arriba