Lynn, 56 años

Llevo unos cuantos años con problemas de venas, pero fue unos dos años antes del tratamiento cuando realmente empezaron a ponerse feas. Supongo que mi trabajo no ayudó, porque al llevar una boutique, realmente estás de pie todo el día. Empecé a ser muy consciente de que mis piernas empezaban a tener un aspecto horrible con los pantalones cortos, así que dejé de usarlos.

Una amiga mía tenía problemas similares. Fue a ver a un especialista en venas que le habló de esta nueva técnica de ecoterapia. Utilizan ultrasonidos con una máquina llamada SONOVEIN®, que trata las varices sin necesidad de cirugía.

Respiré hondo y fui a ver a un médico especialista en venas y me dijo que los problemas de varices como los míos no eran sólo una cuestión estética, sino que podían tener complicaciones ocultas y, en algunas personas, incluso podían provocar úlceras en las piernas. Así que recibí tratamiento en ambas piernas.

El tratamiento no fue tan malo. Sentí una pequeña molestia de vez en cuando, pero todo el proceso fue completamente no invasivo. El rayo de ultrasonido atravesó mi piel sin cortarla ni nada, fue extraordinario. Me pidieron que caminara directamente después del tratamiento. Di un par de vueltas por el consultorio y ya estaba lista para salir.

Ir arriba