Ilona, 59 años

Los nódulos tiroideos ocurren frecuentemente en nuestra familia. Yo misma nunca había tenido problemas en el pasado. Sin embargo, hace unos tres años de repente sufrí de retención de líquidos, tenía un montón de sudor y estaba a menudo cansada y sin aliento. Sospeché de las causas habituales eran la menopausia y el asma. Después de una cita con mi osteópata, las cosas se pusieron en marcha: mis síntomas eran sospecha de problemas de tiroides. Fui a mi médico de cabecera, me hicieron un análisis de sangre y me dijeron que mis glándulas tiroides estaban en orden.

No me quede convencida y quería que mis síntomas fueran examinados por un médico especialista. Al mismo tiempo, leí en la prensa sobre el Dr. Seeberger, que es especialista en enfermedades de tiroides en su consulta de medicina nuclear. Llevé mis analisis de sangre a la cita y el Dr. Seeberger se alerto inmediatamente. Mis glándulas tiroides estaban completamente fuera de control. La fatiga constante, la acumulación de calor, los problemas respiratorios estaban relacionados con un nódulo tiroideo.

Tenía mucho miedo por la operación, pero el doctor Seeberger rápidamente me tranquilizó. Me presentó un tratamiento nuevo y no invasivo que usa ultrasonidos que destruyen el tejido del nódulo tiroideo por el calor. Me contó todo sobre Echotherapy: un tratamiento corto sin una estancia en el hospital y que el tejido sano no se ve afectado. Lo más importante: sin cirugía, sin cortes. Me sentí revivida – la decisión había sido tomada.

Ya al ​​día siguiente del tratamiento, podía respirar mejor de nuevo y a las tres semanas el nódulo ya había disminuido un tercio. Yo no esperaba que mis molestias desaparecieran tan rápidamente. Dado que tenía un nódulo en ambos lados de la glándula tiroides, el tratamiento se realizó en dos sesiones. También la segunda vez todo fue sin problemas. Estoy muy feliz de que mi glándula tiroides no haya sido eliminada y probablemente no necesite ningún medicamento pronto. Una vez más me he dado cuenta de lo importante que es escuchar tu voz interior.

Ir arriba