INA, 66 años

Durante varios años he sentido como una bola en la garganta, todo el tiempo. Tras una cita con el médico me dieron el diagnóstico: tenía varios nódulos tiroideos calientes y un nódulo frio. El tratamiento convencional por hormonas tiroideas quedó sin resultados, por lo que solo decidimos seguir vigilando aquellos nódulos con regularidad. Y así nos dimos cuenta de que el nódulo frío seguía aumentando de volumen, muy despacio pero de forma continua.

En 2018, a causa de mi edad y del aumento de la cantidad de nódulos calientes, me propusieron quitarme por completo la tiroides por cirugía. Empecé a investigar yo misma en internet para evitar la intervención, y di con una alternativa no-invasiva a la cirugía: el tratamiento por echotherapy. Desgraciadamente esto no estaba disponible en Múnich, pero me enteré que el Hospital Universitario de Fráncfort sí proponía la terapia. Dado que la clínica es considerada pionera en esta técnica y se reconoce en Alemania por sus médicos competentes y su tecnología reciente, quise intentar hacerlo.

Contacté de inmediato con el hospital universitario y ¡resultó que mi caso era elegible para la terapia! Bueno, la intervención no fue completamente sin dolor. Durante la intervención se mandan varios “impulsos” a intervalos regulares – son ultrasonidos de alta intensidad que calientan tejidos localmente y destruyen los tejidos del nódulo. Esto no lo va a eliminar completamente, pero el nódulo va a ir disminuyendo en volumen hasta que yo ya no lo pueda sentir. Hoy día me siento más libre, ya no tengo la sensación de tener un grosor en la garganta. Volvería a hacerlo en cualquier momento con tal de evitar la cirugía.

Ir arriba