Diana, 53 años

Soy logista en el sector de las aerolíneas y, por tanto, tengo que estar mucho tiempo de pie, lo que, unido a los antecedentes familiares, no es nada bueno para las varices. He tenido varices visibles durante un tiempo, pero luego también tuve una trombosis. Ese fue el detonante para que me pusiera en tratamiento.

Busqué en Internet un especialista en venas y di con una página web que me hablaba de la echotherapy como alternativa a la cirugía.

Hace años me operaron de varices, con incisiones, anestesia y demás. Después tuve problemas durante mucho tiempo y tuve que llevar medias de compresión durante semanas. Sentí un hormigueo en las piernas que tardó en desaparecer. Luego hubo que quitar los puntos y quedaron pequeñas cicatrices.

No quería que eso volviera a ocurrir y cuando leí sobre la echotherapy, pensé en probarla. Hay que saber aguantar el tratamiento, pero yo estoy muy satisfecha y no tuve ningún problema después del tratamiento. Pude volver a mi vida cotidiana normal enseguida.

Ir arriba