Rebecca, 58 años

Tengo síntomas de varices desde que tenía unos 25 años. Ya me habían tratado con escleroterapia una vez. Con tres hijos que cuidar, no me tomé el tiempo de hacer un seguimiento, sobre todo porque no tenía ningún síntoma grave. Pero con el paso de los años, aparte de los riesgos para mi salud, lo que no me gustaba era el aspecto desagradable.

Había consultado a dos angiólogos, que me confirmaron que necesitaba una operación. Me propusieron operarme las dos piernas el mismo día, lo que no me consolaba, ¡y afortunadamente no había conseguido decidirme!

Descubrí la Echotherapy por el periódico local francés La Voix du Nord a principios de 2021. Luego leí sobre ella en el sitio web echotherapie.com. Me convenció inmediatamente porque quería evitar el quirófano. Me dedico al ámbito médico-social, me gusta mi trabajo y quería evitar los paros laborales.

Pedí cita con el médico a través de Doctolib.fr, hicimos las pruebas necesarias (Doppler) y acordamos una fecha para tratar la primera pierna. El médico fue tranquilizador y atento y pudimos hablar durante todo el procedimiento. No sentí nada gracias a la anestesia local e incluso sin ella, el dolor era soportable. Me pareció un método de tratamiento estupendo. A continuación, pedí cita para el tratamiento de mi segunda pierna.

Pude retomar mis actividades diarias el mismo día y pude trabajar con normalidad al día siguiente.

En cuanto a los costes, planificar el tratamiento con antelación me permitió reservar el dinero sin que ello afectara demasiado a mis finanzas. Creo que merece la pena. Sin duda, recomendaría este tratamiento a otras personas.

Ir arriba