¿Es el fibroadenoma un quiste?

Los bultos en los senos son muy comunes, así que podemos encontrar una amplia variedad en esta categoría. La gran mayoría de ellos son benignos (no cancerígenos) y no plantean ningún problema serio inmediato de salud.

Diferentes tipos de bultos en los senos

El diagnóstico de un bulto en el seno a menudo hace temer un cáncer de mama. Sin embargo, la probabilidad  de que sea maligno es baja: De hecho, cerca del 80% resultan ser benignos (no cancerígenos). La manifestación más común de los bultos benignos en los senos son los fibroadenomas y los quistes. También hay otras: como un absceso, una necrosis de grasa o adenosis esclerosante que pueden presentarse como un bulto benigno en el tejido mamario.

Diferencia entre un fibroadenoma y un quiste

Los fibroadenomas son nódulos sólidos y firmes que suelen desarrollarse durante la pubertad y, por lo tanto, se observan con mayor frecuencia en las mujeres jóvenes. Sin embargo, también pueden desarrollarse en años posteriores, incluso en los hombres, aunque esto ocurre raramente. Los nódulos a menudo se pueden sentir y mover bajo la piel como estructuras lisas. Los fibroadenomas suelen crecer hasta los 1-3 cm (0,4 – 1,2 pulgadas), ocasionalmente incluso más de 5 cm (2 pulgadas), pero cualquiera que sea su tamaño, son benignos e inofensivos. Los más grandes, a veces, pueden causar dolor, más comúnmente justo antes de la menstruación.

Los quistes también son benignos. Sin embargo, no son lo mismo que un fibroadenoma. Los quistes son áreas o bolsas llenas de líquido dentro del tejido mamario y pueden sentirse blandos o duros. Los quistes son más comunes a una edad más tardía en comparación con los fibroadenomas y suelen aparecer entre los 35 y 50 años. A menudo, pueden aparecer varios quistes en un seno o en ambos.

No está totalmente claro cómo se desarrollan, aunque se supone que se debe en parte a los cambios naturales del tejido mamario por la edad y por las glándulas mamarias bloqueadas. Al igual que los fibroadenomas, los quistes pueden variar de tamaño entre unos pocos milímetros hasta varios centímetros. Los síntomas tienden a ser similares, lo que provoca cierta incomodidad y dolor, especialmente antes de la menstruación en el que también pueden aumentar de tamaño y ser dolorosos.

¿Puede crecer un fibroadenoma?

Tratamiento del fibroadenoma y del quiste

En muchos casos, tanto los fibroadenomas como los quistes de mama no requieren ningún tratamiento. Especialmente cuando no están causando ninguna molestia, ansiedad o dolor importante. Si un quiste causa dolor, el tratamiento típico es la extracción del líquido con la ayuda de una pequeña aguja. Una vez que el líquido ha sido removido, el quiste tiende a colapsar y desaparecer. En algunos casos, los quistes pueden volver a llenarse y requerirán la repetición del tratamiento.

El fibroadenoma sintomático se puede extirpar mediante cirugía o una biopsia de escisión, especialmente si se ha agrandado. Otros tratamientos eficaces son la biopsia asistida por vacío, que utiliza una jeringa y una aspiradora para «aspirar» el tejido del fibroadenoma.  La Echotherapy es un tratamiento no invasivo que utiliza ultrasonidos. A veces los fibroadenomas pueden tener una parte quística, en ese caso los médicos hablan de un nódulo mixto.

¿Te interesa la técnica de echotherapy?

Si deseas saber más sobre el tratamiento por echotherapy de varices, nódulos o fibroadenomas, por favor, ponte en contacto con nosotros. Nuestro equipo está aquí para ayudarte.

Contacto
Ir arriba